Preparándonos para las vacaciones (el equipo)

Sé que aún queda mucho para el verano pero se acerca Semana Santa y es muy posible que muchos de vosotros decidáis hacer las maletas y pasar algunos días fuera de casa, en la playa, montaña o quizá visitando ese pueblecito que siempre os llamó la atención.
Estoy segura que en vuestra maleta no va a faltar vuestra cámara, sea compacta o réflex, y estéis dispuestos a hacer muchas, muchas fotos.

Pero ¿qué ocurre cuando hacemos muchas fotos? Llegamos a casa, las volcamos en el ordenador y muchas veces ahí se quedan porque nos da pereza ordenarlas, eliminar las que no nos gustan, las repetidas o simplemente no encontramos el momento de montar ese álbum que nos prometemos todos los años de regreso a casa.
Deshacer maletas, poner lavadoras, situarnos de nuevo y pensar en que hay que volver al trabajo sin deprimirnos en exceso ya nos lleva demasiado tiempo y esfuerzo. Hagamos que la fotografía nos regale un poco de sal a nuestra vida cotidiana y sobre todo a nuestras vacaciones.

Mi intención en estos artículos es ofrecer unas pautas sencillas desde el momento de preparar el equipo hasta que imprimimos esa fotografía que tanto nos gustó en su momento y que no queremos dejar en el olvido.





Nuestra cámara compacta es una grandísima aliada para las fotos de vacaciones y sobre todo si vamos a la playa aunque debemos reconocer que en según qué situaciones nos puede quedar algo limitada. Muchas de ellas por su sencillez no permiten variar demasiados ajustes y nuestras fotos nos parecen algo sosas y aburridas, con tonos apagados o si intentamos hacerlas de noche el resultado a veces es poco más que desolador. El flash que incorpora suele iluminar una zona muy concreta haciendo que todo el alrededor de donde hemos enfocado quede oscuro y si hacemos retratos los rostros quedan con tanta luz que corremos el riesgo de dejar ciegos a nuestros modelos unos cuantos segundos (o minutos!). Aún así, como es decía, es la opción más práctica y cómoda para nuestras vacaciones playeras o de campo ya que caben en cualquier lugar y suelen ser bastante resistentes.

Aquí una muestra de fotos tomadas con la compacta Panasonic DMC-FS62 de mi hijo y tomadas por él el pasado verano:


Mi recomendación, si no tienes cámara réflex y quieres una camarita resultona con la que hacer bonitas fotos y poder ajustar ciertos valores es que te hagas con una bridge. Las cámaras bridge están a medio camino entre las compactas y las réflex. De hecho hace muchos años que yo tengo la mía, una Panasonic Lumix FZ-18.

Es esta de aquí:




Y con ella he hecho fotos como estas:

Abandonada

Carbasses

Soledat

(Tomadas en isla Mauricio. Quiero volver!)

Si por el contrario dispones de réflex tienes ya mucho camino andado, la uses en el modo de disparo que mejor te vaya podrás ajustar apertura, velocidad e ISO si lo crees necesario. Si por el contrario estás pensando en comprarte una nueva para estrenarla en tus próximas vacaciones tienes un amplio abanico donde escoger, desde Canon, Nikon, Olympus hasta otras marcas que te acompañarán en tu viaje sin rechistar. 
Pero cuando usamos réflex nos asalta otra duda: ¿Qué objetivo me llevo conmigo? Yo soy muy bruta y termino llevándome todo lo que tengo. Como me conozco sé que me encontraré delante de cierta situación y pensaré: ves, Eva? si te hubieras traido tal o pascual seguro que lo hubieras usado justo en este momento. Pero este no es el mejor camino ni el más factible, además no todo el mundo dispone de varios objetivos, lo más recomendable si vas a empezar en el mundo réflex es que te hagas con uno de los que se denominan todoterrenos. Son objetivos que comprenden las focales desde angular hasta teleobjetivo. Suelen ser los 18-200mm por ejemplo o si no quieres que abarque tanta focal (así también disminuimos un poco el peso) puedes optar por un 18-55mm y complementarlo con un teleobjetivo que te permita fotografíar a largas distancias, como por ejemplo un 70-200mm o un 70-300mm. Lo que nunca falta en mis vacaciones es un objetivo 50mm ya que para detalles y gracias a su gran apertura de diafragma me permite jugar con el enfoque selectivo y la poca profundidad de campo. Además, para nuestros retratos con un gran helado o nuestro plato preferido en el chiringuito de la playa nos puede ir genial.

Y ahora, ¿dónde llevamos el equipo?

Está claro que necesitamos una mochila o bandolera. Nos permitirá ir más cómodos en nuestros paseos y nuestro equipo siempre irá protegido. En el mercado existen distintas marcas y modelos, también con variedad de precios, que nos vendrán muy bien y se ajustarán a nuestras necesidades.

Yo por ejemplo dispongo de una mochila Lowepro fastpack 250 en la que me cabe también el portátil. 

Es esta de aquí:
La uso para transportar mi equipo hasta mi lugar de vacaciones, una vez allí la dejo en el hotel o apartamento en el que esté y uso una bandolera como esta

Bandolera Lowepro Mod. Passport

que me permite llevar cámara con objetivo, uno de repuesto y esas cosillas que llevamos las chicas... monedero, pañuelos de papel, caramelos, tiritas... el kit de supervivencia básico.

Algo muy importante que debemos incluir también en nuestro equipo será un kit de limpieza para nuestra cámara y nuestros objetivos. Si usamos cámara bridge también nos irá muy bien, y si es compacta, también, ya que nadie ha dicho nunca que una cámara compacta no se ensucie, ¿verdad? Lo que necesitamos en nuestro kit será lo siguiente:




Es muy importante mantener siempre el equipo limpio, estemos de vacaciones o no, ya que esto alargará su vida y no tendremos posibles problemas de funcionamiento que pueden ser causados por humos, arena y pequeñas partículas que se cuelan por los lugares más insospechados. 

¿Qué es lo que siempre nos podemos olvidar y es esencial?  

El cargador de baterías, baterías de recambio y tarjetas de memoria. Tengas la cámara que tengas esto es esencial. No te arriesgues. Muchas veces vemos un par de rayitas en el marcador de nivel de batería en nuestra cámara y pensamos... tengo para un buen rato... pero no!!... esa batería aguanta menos de lo que pensábamos y justo nos quedamos sin cámara en el momento más inoportuno. Así que no te la juegues y ve bien provisto de todo.  Sobre todo si vas a disparar en RAW las tarjetas de memoria no deben faltar en tu equipo.

¿Qué más necesitamos? Una gorra para el sol, crema protectora y muchas ganas de fotografiar y pasarlo bien!!

Os espero en el proximo artículo, ¿me acompañaréis?

14 comentarios :

  1. Genial tu post Eva. Yo no tengo nada de kit de limpieza, a ver si me hago con uno.
    Voy a compartir el post.

    ResponderEliminar
  2. Yo te acompañaré, me ha parecido muy interesante todo lo que has explicado, aunque yo necesitaría un curso completo, jeje Me apasiona el tema de la fotografía, pero mi tiempo se malgasta en otros quehaceres... esta vida...
    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  3. A mí me da mucho respeto eso de limpiar el sensor yo solita... ¿no corro el riesgo de cargármelo? También tengo un mochilón tan grande como el tuyo (se parece mucho, sólo que el mío no tiene ranura para el portátil) y me da cosa llevarlo por si llamo la atención de ladronzuelos y van a por la tonta -que soy yo. Me la compré así de grande, no por el equipo (tengo dos objetivos y de momento me falta dinero para ir a por más)sino porque pensé 'como es grande, mujer, te va a caber TODO -véase cartera, móbil, libro, Ipod, paraguas, botella de agua, y todas las tonterías que se me ocurra cargar a mí- y cuando vaya de viaje y demás no va a hacer falta ir con dos bolsas. Pero todavía no ha pisado calle el mochilón, y ya van dos meses con él, así que no sé...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Gio!

    Encantada de que me acompañes, Marta. Un besito.

    Airin, el problema de las mochilas es que pesan mucho y o tienes alguien que te la lleve o acabas harta de llevar tanto peso, yo creo que lo más cómodo para callejear es una bandolera y llevar lo necesario sólo.

    Grete, aún queda más :)

    Besos a todas.

    ResponderEliminar
  5. Tienes la misma bolsa bandolera que la otra Eva (Evaguein), así que voy a tener que comprarme una.
    Te sigo en el siguiente post. Lo de cómo colar la descarga de las fotos entre las lavadoras y el ordenamiento de la vuelta a casa me interesa (no te preocupes, no espero milagros).
    Las fotos de Lui, impresionantes!, y me encanta su marca de agua. El niño promete. De tal palo...

    ResponderEliminar
  6. Eva (Millán) yo ya me compré la bandolera :P

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir estas cosas con todo el mundo!

    Besitos, Eva

    ResponderEliminar
  8. Eva, me están encantando estos posts. Y me he enamorado de tu bandolera, yo tengo una mochilota que me sirve más bien para tenerlo todo ordenado en casa, pero para salir a la calle voy con una funda cutre que no me gusta nada. ¿De qué marca es, donde puedo encontrar algo parecido?!?!? Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar
  9. Ana, es una bandolera Lowepro Passport. La puedes encontrar en tiendas de fotografía. También la tienen en Fnac por lo que veo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado....que ganas de que lleguen las vacaciones!!!
    Yo quiero ir a Isla Mauricio!!!!
    Por cierto, Luis ya apunta maneras!!

    ResponderEliminar
  11. Estoy enamorada del blog!! :) me quiero dejar cosillas para leer mañana y es IMPOSIBLE!! jajaja quiero leer más, más y más.

    La bandolera es guapísima y además super útil. Yo no tenía ni idea que podía conseguir algo así, yo suelo llevar mi bandolera, el carrito del peque, la mochica del carrito del peque y abajo (en la canasta que suele llevar) metida en una bolsa X .. la cámara jajajaja ... Pero sabiendo que exite comodidades, voy a decir ADIOS!! a tanto chechere a cuesta :) Gracias!

    ResponderEliminar

Gràcies per la vostra visita. Gracias por vuestra visita.