La seguridad en mis sesiones de recién nacido

Suelo escribir en mi blog en catalán, pero el traductor de Google últimamente no se está portando muy bien, así que, como hoy voy a estar más parlanchina de lo habitual, lo haré en castellano...

Hoy os quiero mostrar un antes y un después, no tanto por el retoque en si, sino por lo que se ve en la foto del 'antes'. Esa manita que aparece es de mi ayudante, Cristina, un sol de chica que me ayuda muchísimo en mis sesiones de recién nacido y con la que cuento desde hace un tiempo.


Antes: Imagen RAW, sin revelado ni retoque
Después: Imagen JPEG, revelada en Camera Raw y retoque en Photoshop con acciones newborn de LBV 

Hasta tener ayudante, me echaban una mano los papás, pero muchas veces ellos no pueden acudir al estudio y es la mamá quien tiene que estar a mi lado, cosa que me sabe fatal porque una mamá que acaba de dar a luz lo que necesita es descanso.

Y quizás muchos os preguntaréis para qué necesito ayuda, si son muy chiquitines y apenas se mueven... pues la respuesta es muy sencilla, por SEGURIDAD. Ya sea mi ayudante, el papá, la mamá o la abuela, siempre procuro que haya alguien cerca de estas criaturitas y nunca se queden solas.

Cuando muestro el resultado de una sesión lo hago con unas fotos bonitas, con bebés tiernitos y que te comerías a mordisquitos, con luz suave, tonos agradables y ya retocadas. En ninguna se ve al bebé llorando, o moviéndose, o bailando sevillanas, como digo yo. No se ve a quien sostiene la manta, el cesto donde le colocas o la mano que le sujeta los pies, las manitas o la cabecita mientras yo le coloco en una postura u otra.

Aunque en las fotos no se refleje, un recién nacido se mueve mucho, sobre todo si está despierto. Y cuando está dormido su cuerpo puede realizar unos ligeros espasmos que le obligan a cambiar de postura. Estos movimientos son reflejos y los hacen en un parpadeo, no puedes descuidarte ni un segundo. 



Como habéis visto en mi trabajo, yo no hago posturas extrañas, solo coloco al bebé como él me permite hacerlo. Si quiero colocarlo en una postura específica y veo que protesta, paso a otra, me da igual no tener esa foto, tendré otra que será igual de bonita y el bebé no estará forzado a nada que su cuerpo no le permita. Para mí lo principal es el bebé, su seguridad y que la sesión le sea lo más agradable posible, de ese modo los papás también están más tranquilos y la sesión discurre la mar de bien. Y el resultado siempre será un recuerdo precioso para esa familia, porque un recién nacido es recién nacido muy pocos días y esa etapa tan cortita nunca se volverá a repetir. Para mí no es necesario colocarlo como si fuera una ranita o colgarlo de una rama, porque son posturas complicadas y en las que el riesgo está ahí, existe.



Por mi parte, no creo necesario correr ese riesgo, respeto mucho a quien lo hace, desde luego, siempre y cuando se haga con seguridad. Son personas, no muñecos, eso siempre hay que tenerlo en cuenta. Es por ello que, antes de realizar este tipo de sesiones, me informé, me formé, invertí mucho tiempo y dinero para sentirme segura antes de manipular a estas personitas. Sigo formándome y leyendo mucho, no solo sobre fotografía, si no también sobre maternidad, pediatría, lactancia, sueño y todo lo que llega a mis manos sobre el bebé, un mundo que me apasiona. 


Así que si vas a ser mamá o papá y quieres tener un recuerdo de los primeros días de tu hijo, y quieres que aparezca colgado de una rama, con posturas imposibles o sujetándose la cabeza en postura de ranita sobre una caja de fruta, lo siento mucho pero no soy tu fotógrafa. Pero si quieres un recuerdo bonito, con fotos dulces, donde prima el bebé, su naturalidad y su seguridad, te espero en mi estudio ;)

Podéis ver más información sobre este tema en los blogs de mis compañeras, que también cuidan y miman el bienestar del bebé por encima de todo:

Mamen Hernández
Pao Palacios
Mireia Navarro
Eva Menacho
Victòria Peñafiel


Pin It


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gràcies per la vostra visita. Gracias por vuestra visita.